miércoles, 16 de diciembre de 2009

Lecturas: Durango #2 (Del 4 al 6 de la edición original)

Edición Original: Durango Nº 4 a 6
Fecha de edición: diciembre de 2009
Guión y Dibujo: Yves Swolfs
Formato: Libro cartoné, 146 págs.
Editorial: Planeta DeAgostini.



Mucho mejor.
Durango nos sigue ofreciendo dosis de acción y emoción a raudales y, además, he de decir que estos tres nuevos números que nos presenta Planeta mejoran en gran medida los tres que nos presentaron en el anterior tomo (del que ya hablé en una entrada, un tanto despistada, por aquí)
Y mejoran gracias a un guión más sólido, posiblemente gracias a que Swolfs toma la acertada decisión de hacer una historia más larga y así poder construir mejores personajes secundarios que se unirán a Durango durante los tres números que engloban este tomo.



El guión, mucho más trabajado, se une al dibujo que nos tiene acostumbrados el belga, del que ya pudimos disfrutar en el anterior número de la serie o en otros trabajos como El Príncipe de la Noche donde nos contaba una historia de vampiros clásica y de la que también hablamos en su momento por aquí.



Un dibujo realista, lleno de detalles, que se suma a unas acertadas composiciones de páginas y una estupenda forma de sobreexponer viñetas, que otorgan a la lectura el ritmo trepidante que esta exige dado los muchos momentos en los que la acción se apodera de ella, para hacer de este tomo una lectura más que aconsejable a pesar de la reducción a la que Planeta ha condenado a esta obra.



En este número, que abarca los tres álbumes conocidos como El Ciclo de Amos, asistimos a ver como Durango llega a Nuevo México huyendo de los cazarrecompensas que, atraídos por la suculenta suma que el gobierno estadounidense promete a quien entregue al pistolero vivo o muerto, no cesaran en ningún momento en el intento de darle caza. Uno de estos será Logan, despiadado, frío e inteligente cazarrecompensas, a quien el autor ha reservado el dudoso honor de convertirse en el antagonista de Durango durante estos tres números.
Igualmente el autor se reserva un Alter ego mexicano de Durango, al que conoceremos con el nombre de Amos Rodríguez, especie de guerrillero a favor de los más pobres campesinos de la región, sin duda, recogiendo el testigo más romántico de Emiliano Zapata. A Amos le acompañan el forzudo y leal Ortega y el mezquino Larenza quien, ya desde un principio, deja muestras de no ser trigo limpio.



Otro de los personajes que nos presenta Swolfs en este tomo es el europeo de enigmático pasado Maximilien von Ruhenberg, a quien el autor aprovecha para dejar alguna pincelada histórica hablándonos de Karl Marx
Así, descubrimos un cartel de personajes secundarios bastante trabajados que aunque algo estereotipados, como era de recibo en los tebeos de aquella, ayudan a hacer de este tomo una lectura muy entretenida y que a pesar de estar aún por debajo de los mejores números de Blueberry o Comanche, se ha acercado a ellos de una manera muy meritoria.



Por lo tanto, si tenéis pensado compraros uno de los dos tomos que hasta ahora ha editado Planeta, no os lo penséis, que sea este sin duda.

Ideas y recursos que me apetece destacar de la obra:

Una de las viñeta preferidas de Swolfs. El sol nos impide ver al pistolero que protagoniza la viñeta.
Varios ejemplos.


El autor nos muestra una larga batalla en 1/4 de página.


Otro ejemplo de la sobreexposición de viñetas de la que hablábamos en esta entrada.


Durango ve la muerte muy cerca. Otro ejemplo de metáfora gráfica.


Karl Marx viaja al lejano oeste en la voz de Maximilien.


Del día a la noche. Del naranja al azul.


Maximilien von Ruhenberg, nos cuenta parte de su enigmático pasado. Curiosamente tiene por apellido en nombre del pueblo donde vive el vampiro protagonista de El Príncipe de la Noche. ¿Tenía ya la idea Swolfs para esta otra serie? o ¿se trata solo de una coincidencia?


Maximilien recuerda su pasado.


Un saludo.

12 comentarios:

Jesús Duce dijo...

Preciosa entrada, Angux, con un conjunto de viñetas que quita el hipo.
El 2 de Durango no me lo tengo que perder. Lo incluiré en la carta a los Reyes Magos.

Abrazos

Anónimo dijo...

No he leído nada de Durango, pero en cuanto a planificación, encuadre de personajes y composición de la pagina que muestras en tu blog, me recuerda totalmente a Comanche y Blueberry.
Por no decir calcado.

Toni C. dijo...

Yo le tengo mucho cariño a Durango desde que siendo un chaval vi sus tebeos en las librerías. Amante del western como era yo, rapidamente este certero cazarrecompensas paso a mi ranking personal del lejano oeste, que como podeis imaginaros lo encabeza el teniente Mike. S. Blueberry. Este ciclo de Durango que trascurre con el trasfondo de Mexico se me quedo grabado y para mi es lo mejor de lo que se llego a editar en España. Eso si, con el integral en la mano y los albumes europeos antiguos en la otra uno se da cuenta de la diferencia que hay, pero bueno es lo de siempre, todos sabemos que reducirlos es la unica manera de conocerlos aquí.
Saludetes.

Nemo Nadir dijo...

Me apetecía mucho este comic porque me recordaba a Comanche, una de mis obras maestras favoritas. Cuando vi el tamaño en que Planeta lo había editado me echó totalmente para atrás y luego las críticas que se hicieron a lo flojo de los guiones hizo que me convenciera para no comprarlo. He leído con mucho interés tu reseña y me llama el que digas que el guión haya mejorado, pero ese tamaño me sigue pareciendo criminal... y que sigue sin llegar a la altura del gran Hermann.

Angux dijo...

Jesús Duce, Anónimo:

Gracias JD. Conociendo algo tus gustos, se que te gustará. El guión mejora el de la primera entrega y el dibujo.. Bueno, ya lo ves ;)

Anónimo: Es cierto que Swolfs y su Durango han bebido de las dos fuentes que citas (que western del comic no lo ha hecho?).. ahora, calcado...es mucho decir. Precisamente en la composición de página es donde creo que se nota más la diferencia, Durango tira mucho de las viñetas sobreexpuestas (quizás sea esta una de las razones por las que se le compara con el spaguetti western)mientras que Hermann o Giraud lo hacen de una forma mucho más moderada en Comanche y Blueberry respectivamente.
El caracter del protagonista también es distinto. Durango puede ser una mezcla de Red y Blueberry, aunque se le vea más cercano al personaje de Hermann.

Un saludo a los dos.

Angux dijo...

Toni C. Nemo Nadir:

Toni, ambién yo era muy amante del género gracias a la influencia de las lecturas paternas.
Espero que los próximos números de Durango sigan en esta linea.
Yo sigo diciendo que si no llega a ser por este integral (con su reducción y demás) raro es que hubiese picado en este segundo número.. ya que el primero, aunque entretenido, no me terminó de llenar..

Nemo Nadir: No llega a la altura de Comanche, por supuesto que no. Pero este tomo, al menos acerca posiciones.
Es lógico lo que cuentas, conozco a mucha gente que al igual qe tú, no se acerca a un tebeo reducido..

Un saludo.

Emilio Aurelio dijo...

A mi me parece muy acertada la línea seguida por Planeta en los últimos tiempos. Sabe dar a cada cual el formato idóneo para el precio que la mayor parte está dispuesto a dar, lo que muestra un profundo conocimiento del mercado.

Está claro que Durango no es ni Blueberry ni Comanche, pero se deja leer muy bien.

Toni C. dijo...

Esta claro que despues de las obras de Giraud y Hermann ( que dos, señores, que dos..) hay una serie de westerns muy buenos y dignos como son este Durango, Jonathan Cartland, Ken Parker, etc.....
Como muy bien apunta, Angux, la abundancia de las viñetas sobreexpuestas, los primeros planos de los ojos y las caras de los personajes, los contraluces, la abundancia de sangre y violencia son caracteristicas de Durango que lo hacen como más cinematográfico, de ahi se dice que recuerda al spaguetti western. Blueberry y Comanche destilan un clasicismo arrebatador a la par que innovan y sientan catedra en cada una de sus historia.
Viva el western!!

Giuseppe dijo...

Justo lo compré ayer, y coincido en que la mejora gráfica en este segundo tomo es bastante grande.

De todas formas a mí siempre me ha gustado más el western digamos clásico que el crepuscular o el espaguetti western.

PAblo dijo...

Pendiente está en la pila.

Impacientes Saludos.

Emilio Aurelio dijo...

Solo apuntar un par de detalles:

- La imagen del contraluz con el sol deslumbrando ya la usó Gir al final de "La mina del alemán perdido".

- La calavera en la pupila la usó Victor de la Fuente y antes que el la dibujó Escher.

En todo caso mejor copiar de los grandes, siempre se puede aprender algo.

Angux dijo...

PAblo, Emilio:

PAblo esperaré pues tu reseña a ver en que coincidimos o no.

Emilio: conocía estos detalles gracias a las mil y una maneras dedicadas al sol y la luna y a las imágenes que me mandaste para la entrada de la metáfora gráfica... es dificil saber donde empieza la copia y donde termina la influencia... no obstante lo mejor (y más normal) es copiar a los grandes.

Un saludo a los dos.