jueves, 2 de julio de 2009

Lecturas: La Isla Sin Sonrisa.

Edición original: L´Ille sans sourire.
Fecha de edición: mayo de 2009.
Guión y Dibujo: Enrique Fernández.
Formato: Libro cartoné, 56 págs., color.



Curiosamente después de la lectura de La Isla sin Sonrisa no puedo estar más que encantado con mi falta de memoria. Y digo esto por que de haber recordado la anterior obra de este autor que leí, Libertadores, posiblemente no hubiese acabado leyendo este tebeo.
Libertadores me pareció en su momento un comic con un dibujo muy original, pero muy confuso. Posiblemente por culpa de un guión que no me ofrecía después de su lectura ningún tipo de pensamiento, que me dejó frío y una rotulación débil que apenas dejaba diferenciar las personas y objetos más alejados de los que estaban más cercanos al lector o quizás por un color un tanto apagado.

El caso es que después de la lectura de La Isla sin Sonrisa he de darle otra oportunidad a Libertadores pues la percepción de su autor ha cambiado para mi como de la noche al día y sin duda, tengo que leerme la obra que firma junto a los guiones de Chauvel: El Mago de Oz.



Y es que en este comic Enrique consigue un dibujo simplemente delicioso, dejando constancias de un estilo muy propio que le diferencia completamente de sus compañeros dibujantes.
Mención especial merece el color.
Enrique dota a su obra de colores vivos. Juega con los contrates de colores distintos y con la luminosidad y consigue de ellos la difícil tarea de ayudar en la narración.
En la parte final de la obra, Enrique, apaga los colores a medida que la tristeza va apoderándose de Eli y sigue utilizando los contrates entre distintos colores para ayudar en la narración y denotar, los diferentes estados de ánimo de sus personajes. La luminosidad en toda la obra es sobresaliente y, al igual que los colores, Enrique los utiliza magistralmente para describir el estado de ánimo de los personajes principales.



Mucho se ha hablado de la influencia de Miyazaki en el comic de Fernández, yo no puedo hacer otra cosa que corroborarlo. Enrique toma prestadas ideas del maestro del anime y de la mitología nipona , otorgando poderes mágicos y protectores a los animales o mostrando los espíritus que manejan los sentimientos de las personas, para presentarnos la historia de Milander Dean y su reencuentro con la esperanza.



Milander es un geólogo, con un triste pasado que se nos desvelará durante la obra, que llega a la olvidada isla de Yulkukany a hacer un estudio sobre los minerales de la perdida isla. A su llegada le recibe la pequeña Eli, observadora, curiosa, imaginativa y habladora (hasta la saciedad) niña que se encargará de sacar de quicio al amargado geólogo durante los primeros compases del comic.
Milander no aguanta la inocente felicidad que emana de Eli. Piensa que más adelante, la experiencia le hará darse cuenta de lo dura que es la vida, que el mundo fantástico donde vive no existe y la felicidad es igualmente irreal.
Pero el geólogo, seguro de su experiencia en la vida, quizás. aprenda una importante lección. La de no desistir, nunca dejar de luchar y nunca perder la esperanza ni las ganas de sonreir.
Es por tanto La Isla sin Sonrisa un bonito cuento con moraleja final y por supuesto, una estupenda lectura y un fantástico comic.



Glenat edita este comic dentro de su colección Delicatessen (y verdaderamente lo es) y lo hace en el tamaño habitual del comic europeo y cartoné. Una cuidada edición con un precio de 13 Euros.
Yo que vosotros no me lo perdería.

Algunas ideas y recursos que me apetece destacar de la obra:

Como narrar con el color. Ejemplo:
El color rojo lo utiliza Enrique para hacer más creible la ira o el enfado en sus personajes.


Como narrar con la luminosidad. Ejemplo:
Enrique utiliza también la luminosidad para hacer más creibles a sus personajes, observar la diferencia entre la luz que ilumina a la alegre Eli y al desolado y decaido Milander, siempre sombrío.


Así nos muestra Fernández como Eli es capaz de hablar durante muchas horas de cualquier tema... y como Milander ha de aguantarla.


Los murales dibujados en el pueblo, ayudan a entender las creencias de la isla de Yulkukany.


Un saludo.

Otros comentarios a esta obra:

Sergio en Lecturas Recomicdadas.
Juanmi en Trazos en el Bloc.

15 comentarios:

Marcos Mateu dijo...

Excelente trabajo!. Los 'exteriores' son espectaculares.
Un saludo

Caracrater dijo...

Muy interesante trabajo y reseña. Ya me has metido el gusanillo de este comic.

Jolan dijo...

A mi este álbum no acaba de llamarme la atención lo suficiente para comprarlo. No sé... reconozco que posee un gran dibujo y un magnífico color, pero lo veo demasiado estilo dibujo animado... Hay algo que no me convence.

EduXavi dijo...

Un cómic recomendabilísimo que si lo lees detenidamente te consigue unir todas las piezas del rompecabezas para darte la solución del enigma: la esperanza es lo último que se pierde y la alegría siempre es solución de muchas tristezas. Una obra con un claro regusto miyazakiano de un gran "animador" de historias que es Fernández.
Y un 10 a la edición de Glénat España... calidad/precio aceptadísimo.

Angux dijo...

Marcos Mateu.
Los exteriores y a riesgo de resultar pesado, el color.

Espectacular también tu blog, que sigo bastante a menudo.

Angux dijo...

Caracrater. A por el.
Ya nos contarás.

Angux dijo...

Jolan. No se a que te puedes referir. Prueba a leerlo. Mira si algún amigo te lo puede dejar y ya nos contarás. A mi me ha gustado bastante y también iba con ciertos prejuicios.

Angux dijo...

Eduxavi.
En poco has dicho mucho.
Bien resumido.
Gran edición de Glénat y a un buen precio.

monitocadaver dijo...

Es una obra de arte, impagable (aunque se paga muy bien el precio tan reducido) que grande es el srFernandez

sebelo2 dijo...

Pues yo sólo puedo reiterar en lo genial que es el cómic. Eso sí Angux, si te compras El Mago de Oz, deshazte de prejuicios previos, ya que a nivel de guión no está ni de lejos a la misma altura que esta Isla sin Sonrisa. La adaptación de Chauvel es tramposilla y con poca gracia en el desarrollo de los personajes.
Saludetes Angux y, ¡gran reseña! por cierto.
Sergio

Nacho dijo...

La leí, la releí y la volví a leer.

Y cada vez me gustaba más.

Y al leer tu reseña va a caer otra relectura, pero enriquecida con los detalles y apuntes que has hecho, por lo que supongo que mejorará aún más mi opinión (si es que es posible)

Saludos!

Ioannes Ensis dijo...

Este tipo de reseñas es el que hace que te decidas a leer algo que no tenías previsto.
Una gran entrada, compañero.
P.D: disculpa que no haya ido comentando, pero es que estoy más liado que el chapista del Mazinger.
Un saludo.

Angux dijo...

Monitocadaver.Sergio.Nacho.Ioannes.

Jose. Muy grande, si señor y por lo que se ve cada día creciendo un poquito más.

Sergio. Muchas gracias. Imaginaba un poco lo de Mago de Oz. Le daré una oportunidad libre de prejuicios.

Nacho. Le conté este comic a mi pequeña, apoyándome en los dibujos y viñetas. Fantástico. Te sugiero que lo hagas. (saltándote lo de la bruja, lógicamente)

Ioannes. Muchas gracias. Lo de comentar, aunque siempre es fantástico ver los comentarios de los amigos, que no te obsesione. Se que estamos todos bastante liados. Me vale con saber que disfrutas de las entradas.

PAblo dijo...

ste cómic no entraba en mis planes pero tu reseña me ha picado la curiosidad. Si acaso ya te cuento.

Impacientes Saludos.

Giuseppe dijo...

Ya te han recomendado que te hagas con El mago de Oz, pero no te dejes Libertadores (tb en Glenat).