miércoles, 15 de julio de 2009

Y Sigue Pasando el Tiempo...

Recuerdo cuando nació y lo que le costó salir..
Mi mujer había salido a dar una vuelta con mi pequeñaja, era un 14 de julio caluroso, más si cabe que cualquier 14 de julio normal, y mi mujer necesitaba andar pues últimamente se encontraba muy inflada.
Recuerdo verla salir de la farmacia, con los pantalones empapados -"llevame al hospital, acabo de romper aguas”. Mi cara se desencajó, intenté ponerme el traje de templanza que tantas veces me había probado para la ocasión, pero al contrario que en las pruebas, esta vez, el traje se caía a jirones. Apenas podía decir otra cosa que no fuera “tranquila Chiqui, tú estate tranquila” quizás tratando de autotranquilizarme, sin suerte, por supuesto.

Ya sabéis, imagino, como es un parto largo en el que las cosas se complican y hay que recurrir a la oscitocina para inducir las contracciones. Así pues me salto este paso, que no es cuestión tampoco de aburrir, y en el que solo quiero resaltar la fortaleza que demuestran las mujeres en este momento.
Entre el dolor de las contracciones, acertaba a ver una sonrisa tranquilizadora en el rostro de mi mujer, que me serenaba y hacia más llevadero el hecho de ver sufrir a quien tanto quieres (aunque sea para un buen fin).

24 horas después de romper aguas, el 15 de julio del pasado año, mi pequeñajo se asomó a la vida. Apenas lloró, de hecho, aún hoy apenas llora, demostrando haber sacado la fortaleza de su madre.
Nació con la cara enfurruñada, como enfadado, mientras lo apretaba contra mi pecho le comenté a mi mujer: “Chiqui, acabamos de tener un pitufo gruñón”.

Con un añito recién cumplido mi pitufo se ha convertido en un pequeño risueño, que ya da sus primeros pasitos. Un enano que detesta los besos y se defiende a empellones de un padre, quizás, demasiado apasionado.
Y junto con su preciosa y cariñosa hermana, se han convertido en la razón principal por la que merece la pena vivir, verlos crecer y disfrutar de su cariño.





14 comentarios:

EduXavi dijo...

¡¡¡Felicidades a los cuatro, pero, como no, especialmente al Pitufo Gruñón, que un año nos se cumple todos los días ;-)!!!

Anónimo dijo...

Felicidades desde luego para toda la familia, es una gozada verlos crecer aunque nos hagan viejos. Saludos
Miguel

Jesús Duce dijo...

Felicidades para el pequeño y también para vosotros. Y adelante con vuestra alegría.
Mi hija mayor va a empezar la Universidad y la pequeña pronto tendrá 13 añazos, pero es igual: yo sigo teniéndolas en brazos, contemplando atónito su sonrisa y sus ojos abiertos en busca de respuestas.
No hay nada que pueda describir lo que siento cuando las miro o cuando las sueño.
Un abrazo

sebelo2 dijo...

Felicidades Juan. Disfruta mientras puedas del pequeñajo, que cuando quieras darte cuenta le estarás pagando la universidad ;P.
Saludetes,
Sergio

PAblo dijo...

Muchas felicidades al pequeñin y al orgulloso papá pitufo.


Impacientes Saludos.

Nacho dijo...

Felicidades a otro de los miembros del último boom de natalidad bloguero. El pasado año en poco tiempo entre tú, Ternin, Lokodatar, el Tete y un servidor (que ahora recuerde, que seguro que hay alguien más) ya montamos una buena nueva hornada de bichetes...

Saludos!

Demetrio dijo...

Felicidades!!!

Jolan dijo...

Qué bonita entrada, Angux! :)
Si que se hizo de rogar el pitufillo, por cierto... ¡24h de parto! ¡pobre de tu mujer!

Y en respuesta a lo que comenta Nacho... ¡para que luego digan que la tasa de natalidad de nuestro país es baja! :D

Mo Sweat dijo...

Felicidades. Esto es por lo que vale realmente la pena todo..... bueno y los cómics, claro, ja, ja, ja.

Angux dijo...

Pues después de una pequeña celebración acompañado de la familia y los amigos llego y me encuentro con vuestras felicitaciones...

Gracias a todos de parte, el pitufito, la pitufina, mamá y papá pitufos y de toda la aldea pitufa ;)
Un abrazo.

Emilio Aurelio dijo...

FELICIDADES !!!

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

¡Muchas felicidades! Disfruta todo lo que puedas de tus fabulosos hijos y esposa. El tiempo pasa y las ocasiones perdidas no vuelven.
Un abrazo.

Angux dijo...

Emilio, Horacio.
Gracias a ambos.
Procuraré disfrutar todo lo que pueda. La lástima, como siempre, es el maldito tiempo que cuanto menos tienes para poder disfrutar, es cuando más rápido avanza.

Ioannes Ensis dijo...

Muchas felicidades al pitufillo gruñón.
Protégelo de los Gárgamel de la vida y disfruta con el como si fueses Pirluit.