miércoles, 29 de julio de 2009

La Visita: Sebelo2 (Sergio Benítez)

Pues eso. Prácticamente a visita diaria, que hay que dejar a todos los amigos recibidos antes de que lleguen las vacaciones. (¡Que ganas!)

Y hoy recibimos a un reseñador profesional. ¿Qué? ¿Qué no sabíais que existía esta profesión?. Pues si, ya os lo digo yo, y en el amigo Sergio tenemos uno de sus mayores representantes. Os cuento:

A pesar de tener la carrera de arquitectura terminada, Sergio se gana el pan reseñando todo lo que puede de cine en:
Cine y BSO (Desgraciadamente esta web cierra en octubre definitivamente)
Y en:
El Correo de Andalucía (Debéis poner "Sergio Benítez" en el buscador)



Por si esto fuese poco, hace ya algún tiempo, Sergio pensó en que hacer con su tiempo libre y como se ve que es un reseñoadicto se inventó, con ayuda de Marione, un blog donde cualquier comic, de cualquier temática, pasa a ser desmembrado por la hábiles recomicdaciones de nuestro visitante. (al principio junto con el ya mencionado Marione y ahora, junto con otros amigos, alguno de los cuales ya conoceréis por esta sección)
He de reconocer que yo me preguntaba como carajo podía hacer una reseña diaria. Ahora ya lo se: Sergio es un profesional.

No dejéis de pasaros por el blog Lecturas Recomicdadas donde podréis encontrar reseñas de todo tipo de lecturas comiquerías de calidad.

Sergio apareció por casa con un buen vino bajo el brazo. Mi intención no era invitarle a cenar, la verdad, pero al ver el vino no me dejó otra opción. Guardé la cerveza y los panchitos sin que se diera cuanta y me puse el delantal.
Milhojas de lomo con queso, bacon y aceite de soja, una receta rápida y que tiene el éxito garantizado. No vaya a ser que a Sergio le de por hacer una reseña de la cena...

Después, ya con el buche lleno, hablamos de:
Omega el Desconocido.



Ir de visita a casa de un amigo siempre es una responsabilidad, sobre todo porque nunca sabes qué vino llevar para quedar bien. ¿Y si me planto con un borgoña y resulta que le va más el sake?. ¿Y si llevo uno de viñedos californianos y da la casualidad de que le gusta el peleón español?. Lo que les cuento, una responsabilidad. Como quiera que no tenía muy claro que traerme "an'cá Angux" al final me he decidido por un hibrído entre europeo y norteamericano pero con un sabor muy peculiar. Su título, Omega el Desconocido...¿o es que realmente pensabáis que estaba hablando de zumo de uva fermentado?.

Las pocas experiencias que he tenido hasta ahora con escritores respetables metidos a guionistas de cómic me han dejado más bien frío. Ni las "renovaciones" de Brad Meltzer en la JLA me parecieron todo lo grandes que se habló en su momento (seamos francos, el Identity Crisis era un cómic muy normalito), ni lo que Orson Scott Card hizo con Ultimate Iron Man provocó que me comprara el segundo volumen, y eso que el dibujo es del gran Pasqual Ferry. Pero como los humanos no solemos aprender de nuestros errores ni a la primera ni a la segunda, había que probar una tercera ocasión y la oportunidad la brindó de manera inmejorable Panini con su edición de este Omega el Desconocido que prometía, ante todo, ser un cómic pijamista alejado de lo habitual...aunque no podía imaginarme cuánto.




Aquellos que no se hayan acercado a esta singular obra deberían ir advertidos: Omega no es un cómic para el amante de lo regular del Universo Marvel (léase cualquiera que siga devorando mes a mes todo lo que se publica de mutantes o los interminables crossovers anuales). De hecho, es tan, tan, TAN raro, que ahora mismo no sabría a que tipo de público podría recomicdárselo (disculpen, es la costumbre), ya que oscila, ora hacia el tebeo de superhéroes con un punto extraño, ora hacia el cómic independiente, también con un punto extraño. Esta indefinición no trabaja en que las sensaciones que se producen durante la lectura sean lo suficientemente claras como para que uno se haga una idea sólida de que diantres esta consumiendo, si un cómic, o una nueva droga alucinógena de diseño.



En este último sentido destaca en primer lugar el hecho de que muchas veces dé la impresión de que el dibujo va por un lado y los bocadillos de diálogo y textos de apoyo por otro. Tan chirriante resulta el maritaje de ambos que perfectamente durante una gran mayoría de los diez números que conforman la historia uno puede centrarse sólo en los dibujos y lo que Darlymple transmite con su trazo (de claro carácter indie) siendo éste tanto o más comprensible en su unidad aislada que con los textos. Tanto es así, que ese último número, carente por completo de cualquier palabra ajena a las ilustraciones, es de los que mejor se aprehende y asimila, demostrando Lethem que no ando muy desencaminado en mis afirmaciones.

Lo que sí queda bien claro al finalizar la lectura es que no es este un cómic para conformistas que necesiten todo bien machacadito y explicado, antes bien, todo lo contrario: ya la lectura del primer número supone todo un reto para el intelecto del que se sienta al "otro lado" de las páginas, comenzando el guionista la historia de forma abrupta, sin ningún tipo de concesiones a la galería ni, por extensión, a aquellos que no tuviéramos ni idea de la existencia del personaje creado por Steve Gerber allá por mediados de los setenta. Homenaje directo (y una suerte de remake) del primer número de aquella colección que nadie supo entender (algo similar a lo que seguro le habrá pasado a esta al otro lado del charco) la serie comienza entonces a desvelar algunos, que no todos, de los muchos misterios que rodean a los dos personajes principales, el mudo Omega y Alex, un adolescente que desconoce su papel en el mundo que le rodea. A su alrededor, Lethem hace pulular una serie de individuos bastante peculiares que van desde Minx, un superhéroe corporativo y, para qué negarlo, bastante cobarde, a los compañeros de instituto de Alex, la enfermera que lo cuida, o el dueño del puesto de perritos calientes que da trabajo a Omega (sic).



A través de todos ellos, el guionista va construyendo una trama que se puede leer a dos niveles (o al menos son esos dos lo que capta un servidor sin la ayuda de psicotrópicos): el primero, y más superficial, es aquél que nos habla de las aventuras de héroes de otro planeta enviados a la Tierra para impedir una invasión robótica y del hijo de uno de ellos que desconoce su origen, algo que, de una manera u otra hemos leído mil y una veces en otros tantos cómics. El segundo, y que quizás varíe dependiendo del lector, atañe a una crítica feroz por parte del guionista hacia la sociedad de consumo, aquella de las franquicias alimentarias que despersonalizan al individuo hasta convertirlo en parte de una maquinaria anónima que funciona por inercia más que por otra razón. Pero también es crítica hacia esa otra sociedad que da la espalda a los jóvenes problemáticos, relegándolos a un rincón laberíntico del que, una vez dentro, es muy difícil salir. Es en este sentido y no en otro donde Omega el Desconocido encuentra su mejor punto de apoyo, aquél que en última instancia salva de la quema a este extraño pero singular tebeo.

Sergio Benítez

7 comentarios:

Nacho dijo...

Me voy a abstener de hacer comentarios porque éste señor es el que me firma todos los meses un sustancioso cheque y si pongo algo malo igual me cierra el grifo, y si pongo algo bueno me tacharía de peloterismo...

De todas formas, le felicito por la visita jefe!! (esto es bastante neutro ¿no?)

Saludos!

sebelo2 dijo...

Jejejeje, sí, está bien, ni demasiado pelota ni demasiado crítico ;)
Saludetes Nacho,
Sergio

Marione dijo...

Que raro se me hace leer una reseña y no ver por ningún sitio la nota. Soy un nota de costumbres.

Como siempre peaso de reseña, pero ¿yo que voy que decir?, bro.

Saludazos

Caracrater dijo...

Indestructible, este hombre es indestructible e incansable..
A este paso nos va a reseñar el futuro ;)
Y despues de esto, había visto este comic en la tienda y no sabía bien de que iba, despues de la visita del jefe me entran ganas de leermelo.
Saludos al dueño de la casa y al jefe( y no esque sea pelota sino que me sale asi...)
Saludos.

sebelo2 dijo...

Lo del futuro lo veo complicado, pero todo se andará ;)
Saludetes,
Sergio

Angux dijo...

Gracias por la visita, Sergio.
Como no podía ser de otra manera una gran reseña de un comic del que no tenía ni idea (como tantos otros). He de reconocer que como poco debe ser interesante.

Un abrazo.

sebelo2 dijo...

Gracias a ti por la invitación Angux. En cuanto tenga otro rato libre habrá que repetirlo.
Un abrazo,
Sergio