viernes, 18 de septiembre de 2009

Lecturas: El Marqués de Anaon # 5. La Cámara de Keops.

Edición original: Le Marquis d´Anaon 5 - La chambre de Kheops.
Fecha de edición: junio de 2009
Guión: Fabien Vehlmann
Dibujo: Matthieu Bonhomme
Color: Delf
Formato: Libro cartoné, 52 págs., color.
Editorial: Norma Editorial.



Después de la lectura del 5º álbum de la serie El Marqués de Anaon me sigo quedando con la idea de que estamos hablando, hoy por hoy, de una de las mejores series de aventuras que nos ofrece el mercado francés. Y sin embargo, también me ha parecido que la serie ha cambiado de rumbo definitivamente. He encontrado bastantes diferencias con los anteriores números tanto grafica como argumentalmente y he de reconocer que, a pesar que este álbum es una muy buena lectura autoconclusiva al igual que el cuarto, los autores no consiguen aguantar la fuerza y originalidad que tenía en los primero episodios.



Poulain ha recibido una suculenta suma de dinero dejado en herencia por el Sr. Leone. Un completo desconocido para nuestro protagonista y para todas las demás personas que han sido “premiados” tras la lectura testamental .
¿Qué ha motivado al Sr. Leone a repartir sus bienes entre personas que nada tienen en común y a las que no une ningún nexo de unión?
La curiosidad de nuestro protagonista le hará embarcarse a Egipto para buscar los porqués a tan extraña acción y, de paso, conocer los tejes y manejes de la aristocracia francesas en las tierras bañadas por el Nilo y tratar de descubrir los increíbles misterios que esconde la pirámide de Keops.



Vehlmann y Bonhomme sacan por primera vez a su personaje de tierras francesa (en el tercer número estuvieron a punto de hacerlo pero Jean Baptiste no llego a pisar tierra extranjera)
Internacionalizar al personaje, tal y como lo hicieran ya antes referentes en esto de la historieta europea como Hergé o Goscinny y Uderzo con su Tintin y Asterix respectivamente es, a mi forma de ver, un acierto total y espero que sigan con esa idea para números posteriores ya que un personaje como este Marqués de Anaon es muy propicio para ello.

Vehlmann nos ofrece una historia bien estructurada y entretenida que , sin embargo, resulta bastante lineal y se ahoga en un par de páginas con un romance que no termina de tener sentido con el resto de la obra (quizás en próximas entregas) entre Poulain y Dieneba, una esclava egipcia que asiste en la casa donde alojan al Marqués.
A su vez, nos muestra un marqués más jocoso, irónico a veces, deseoso de aventuras y que se toma su vida con cierta indiferencia. Un cambio de registro en el carácter del personaje con diferencia a los anteriores álbunes, donde Poulain aceptaba su vida con resignación, y del que no se da ninguna explicación al lector.
En anteriores números de la serie se nos iba, poco a poco , ofreciendo datos sobre la vida de Poulain que servían para hacerse una idea de la personalidad del marqués. En este número los autores prescinden casi totalmente de ello.



El apartado gráfico es simplemente excepcional (a pesar de algún pequeño fallo, fácilmente evitable, que ya vimos por aquí)
Bonhomme hace un estupendo trabajo y sigue con la increíble progresión que ya se le notaba en anteriores números y a lo largo de la serie.
En este álbum sigue mostrándose como un magnífico conocedor de las sombras e incluso se nota que ha trabajado especialmente la cara de su protagonista y sus gestos. Sus viñetas están más elaboradas y se entretiene más en los pequeños detalles.
Una grandísima labor, si, que sin embargo pierde originalidad ya que la búsqueda de la economía de trazo que nos regalaba en muchas de las viñetas de la primeras entregas de la serie (y de la que prometo hablar más detenidamente en otro momento) se ve necesariamente relegada por un mayor cuidado en los detalles.



Puede parecer tras leer este comentario, que quizás ha salido un tanto negativo, que este La Cámara de Keops es un mal comic. Nada más lejos de la realidad. Es una obra muy disfrutable pero que sigue distanciándose con la idea original. Alejamiento que ya empezamos a notar en el anterior número: La Bestia.

Ideas y recursos que me apetece destacar de la obra:

El trabajo de Bonhomme en la caracterización de su personaje, sobretodo en lo que a gestos se refiere, es más que evidente en la obra.
Algunas imágenes que bien pueden valer como ejemplo.


Aunque en menos cantidad que en números anteriores, la economía de trazo se hace protagonista de bellas viñetas.


Bonhomme vuelve a demostrar lo bien que se maneja entre luces y sombras.
Dos viñetas como ejemplo:


De la oscuridad absoluta a la escasa claridad.


Un saludo.

Otros comentarios a esta obra:

PAblo en El Lector Impaciente.

6 comentarios:

Toni C. dijo...

Bonhmomme es uno de los autores a a seguir muy de cerca.
Y estoy contigo que este ultimo tomo pierde fuelle respecto de los primeros,... es son tan buenos....

Aun así calidad por los cuatro costados es lo que rezuma esta saga por ahora.
Saludos.

Jolan dijo...

Sigues poniéndonos los dientes largos con esta serie. Desde luego, el dibujo se ve bastante mejorado. Esperemos que sus autores no le pierdan el pulso y se mantenga como una de las series de aventuras más destacadas. SAludos!

PAblo dijo...

No sabemos donde nos llevarán las andanzas del Marqués pero creo que pide a gritos historias algo más complejas.

Gracias por el enlace.

Impacientes Saludos.

Angux dijo...

Toni C., Jolan, PAblo:

Toni C, está claro que uno de los mayores atractivos de esta serie es Bonhomme.
Me sigo quedando con el tercero, creo que es el mejor desarrollado.

Jolan, el dibujo se nota mejorado, si. Y sin embargo, como digo, pierde algo de originalidad y se nota un Bonhomme quizás más clásico, menos innovador.

PAblo, estoy contigo, de no ser así corre el riesgo de encallarse. Lo que sería una lástima dado el potencial que tiene el personaje.

Un saludo a los tres.

Emilio Aurelio dijo...

Las dos últimas viñetas, maravillosas.

Bbarron dijo...

Excelente análisis.

Un álbum estupendo. Habrá que ver por dónde evoluciona la serie.