jueves, 18 de junio de 2009

La Secuencia: Amistad y Añoranza.



Como añoro otras noches de verano.
Aquellas en las que, sin casi ninguna responsabilidad, quedabas horas y horas hablando con un amigo bajo la luna, sentados en el muro o tumbados en el fresco verde de la rotonda.
Aquellas en las que acompañados por el humo de un cigarro (o no) o de una lata de cerveza (o tampoco) hablábamos sobre amores lejanos o sobre el más tarde, cercano y para siempre.

Sin prisas, sin importarnos apenas el correr de las agujas del reloj. Antes de que las responsabilidades llenaran de golpe nuestras vidas y no tuviésemos tiempo siquiera de sacudirnos la cola después de mear.
Y aunque para nada cambiaría mi vida de ahora por la de entonces, gracias sobretodo a una mujer y unos hijos a los que amo con locura, lo recuerdo con la melancolía y añoranza que dejan en la memoria los tiempos pasados también felices.

Es por esto que esta entrada se la quería dedicar a Robhe, Alfonso, Jiuseppe, Lute y tantos otros amigos que han pasado por mi vida.
Os hecho de menos a pesar de teneros siempre cerca.

Un abrazo.

En la secuencia del comic Ring Circus de Chauvel y Pedrosa, Jerold y su gran amigo Anthonin hablan tranqilos, sin prisa, sobre el amor y otras locuras.

Un saludo.

13 comentarios:

J.A.Rubio dijo...

Una entrada muy elocuente.
En mi opinion la añoranza está excesivamente sobrevalorada, ya que tendemos a recordar las cosas buenas y a olvidar las que no lo eran tanto, pero te comprendo perfectamente.

Angux dijo...

Si J.A.Rubio, pero eso forma parte de la capacidad evolutiva del hombre.
Según la revista Science:

http://www.sciencemag.org/

"Si los cazadores primitivos que lograron escapar de un ataque de leones no hubieran sido capaces de olvidar esa traumática experiencia, explica, no habrían cazado nuevamente y por tanto, corrido el riesgo de morir de hambre."

http://www.terra.com/salud/articulo/html/sal12046.htm

Nacho dijo...

La entrada me ha dejado ñoño, sensiblero y nostálgico, pero al leer los comentarios, Angux, te aseguro que me he quedado de piedra...

Ha sido una respuesta totalmente inesperada, pero muy acertada.

Saludos!

Tassia dijo...

Interesante blog.
Un saludo.
Tassia

J.A.Rubio dijo...

Y si hubieran cultivado verduras y esparragos?
Por mucho que lo diga Science, en Parque Jurasico también decían "La naturaleza se abre paso".
Yo creo que habríamos sobrevivido siendo vegetarianos o volviendonos comedores de piedras, para eso está la evolución.
¿No es este el año de Darwin? No se si estaría muy de acuerdo con mis ideas tan drásticas, pero creo que se me entiende.

PAblo dijo...

Hombre, a mí el párrafo de Science me parece ventajista y poco exacto. No creo que el hombre primitivo y los leones compitiesen. Más bien los primeros eran comidita y carroñeros de lo que dejaban los segundos hasta que descubrieron el fuego por lo menos.

De todos modos, la carne de león es muy dura... ;-D

Sobre lo de la amistad. Sí, es inevitable sentir añoranza en algún momento por los tiempos pasados pero en mi opinión en la vida hay etapas y lo que cuenta es que la amistad se vaya manteniendo a través de todas ellas. Eso es lo realmente difícil, amigos.

Impacientes Saludos.

Emilio Aurelio dijo...

Yo diría que pocas son las amistades que trasvasan ese cambio de etapa, por eso, aquellas que lo resisten hay que cuidarlas y mimarlas, porque son algo único y uno de nuestros bienes mas preciados.

Angux dijo...

Nacho. Tú sensiblero? Venga ya!
Gracias ;)

Tassia. Gracias. Celebro que te guste. Bienvenida.

J.A.rubio. Se te entiende perfectamente y creo que tienes tu parte de razón. Desde luego el ejemplo de Science es demasiado categórico y exagerado (como suelen ser todos los ejemplos)pero esto no impide poder leer el mensaje.
Al ser humano le conviene olvidar los malos recuerdos (o al menos mesurarlos) y por tanto yo no puedo evitar pensar que es muy posible que el cuerpo humano haya creado por si mismo una forma de destruir o mesurar esos recuerdos.
Un ejemplo (quizás tan malo como el anterior)podría ser el parto. Si la mujer recordara exactamente el dolor que le causó y lo mal que lo pasó durante este, dificilmente iria a por un segundo hijo.. pero esta experiencia aún recordándola como dolorosa no se convierte en traumatica y creo que algo tiene que ver el cerebro humano en todo esto.

PAblo. Desde luego es lo realmente dificil. Yo en eso he tenido suerte.. Mantengo muy buenos amigos a pesar de que cada vez nos es más dificil coincidir. Aún así el sentimiento de cercanía es perenne. Se que están ahí.

Emilio. Completamente de acuerdo contigo. Son pocas las que sobreviven pero son las únicas que merecen la pena.

Un saludo a todos.

Emilio Aurelio dijo...

El ejemplo de la cacería es literalmente cierto. Nuestro cerebro está preparado para olvidar lo traumático, si no fueraasí no habriamos llegado a ser el cúmulo de despropósitos que somos. Sin embargo si somos capaces de recordar cosas mas nimias, como el aspecto de algo que nos sentó mal.

Angux dijo...

Si Emilio, estoy nuevamente contigo.
Luego, sin embargo, está el tema de las fobias. Aquí nuestro cerebro trabajó mal.
Por norma general olvidó lo que la produjo, pero no el miedo en si...

Emilio Aurelio dijo...

Sobre estos temas el blog de Eduard Punset es una maravilla. Toca cualquier tema que esté relacionado con el cerebro, aunque sea tangencialmente. Se pueden incluso ver los episodios de Redes.

FranciX dijo...

Y lo peor de todo es que no tienes a quién echarle las culpas de haber perdido (¿para siempre?) aquellos momentos.

Poco a poco las dichosas responsabilidades que uno mismo se ha ido echando encima le dejan huérfano de esos momentos... menos mal que nos queda la memoria, esa boca seca de tanto charlar, ese repelus del frío nocturno que va calando,... y en esencia todo eso que entonces definitivamente no importaba nada.

Angux dijo...

Siempre nos quedará internet, Francix y esas charlas hasta las tantas incluso con responsabilidades ;D No es lo mismo, lo se, pero como alternativa obligada nos puede valer.