jueves, 16 de octubre de 2008

Lecturas: Tres Destellos Blancos

Edición original: Trois éccats Blancs
Fecha de edición: marzo de 2007
Guión y Dibujo: Bruno Le Floc´h
Tinta: Bruno Le Floc´h
Color: Bruno Le Floc´h
Formato: Libri Cartoné. 96 págs.
Editorial: Ponent Mon



Llegué a este comic, que había pasado inadvertido para mi en su momento, por una recomendación de Pumuki, y la verdad es que ha sido una lectura muy amena.
.
Premio René Goscinny 2004, el cual se otorga al mejor guión debutante.
.
El autor, utilizando como argumento la verdadera historia de la construcción del faro de Armen, nos cuenta de una forma bastante literaria, y ayudado por las cartas que el protagonista envía a sus seres queridos y a sus superiores, la aventura de un acomodado ingeniero parisino encargado de la construcción del faro en un apartado pueblo de la Bretaña Francesa.
.
El joven ingeniero llegará al pueblo bretón tras un largo viaje, con la idea de hacer lo antes posible su trabajo y volver a su Paris, cómodo y abrigado de las inclemencias del tiempo. Pero al poco tiempo de llegar, se dará cuenta, para su desgracia, que nada va a ser tan fácil como el había previsto.
El recibimiento de los pueblerinos es tan áspero y seco como su idioma, pocos son los que hablan francés y tanto los que lo hacen, como los que no, no están especialmente dispuestos a ayudar. Es más, ante la negación de estos a mover una sola piedra y solo servir como ayuda en el desplazamiento del ingeniero o de los materiales de construcción, el joven parisino se ve obligado a traer trabajadores de fuera de la comarca.
Si las cosas ya se ponen feas para el protagonista con los lugareños, con el mar se pondrán aún peor. El pequeño islote donde debe ir anclado el faro, solo es visible con mareas bajas de mareas vivas, aproximadamente entre 20 y 30 días al año. Y a esto se deben sumar los problemas que el protagonista tendrá a la hora de pagar a los obreros, ya que la administración se negará a ello utilizando el pretexto de que la obra no cumple con los plazos previstos y los inevitables accidentes que a una costrución tan arriesgada siempre van unidos.
Aún así, el ingeniero, echará mano de su tenacidad para intentar sacar el proyecto adelante.
.
Con un guión que nos recuerda en algunos momentos a genios de este noveno arte como Cosey, o Hugo Pratt por la forma de contar la historia, aparentemente sencilla, pero de la que no puedes levantar la vista de sus hojas, Le Floc´h, firma una buena obra, a pesar de que en algunos momentos resulte un poco predecible, y es un autor a tener muy en cuenta en un futuro.
El dibujo, del llamado “línea clara” del que es Hugo Pratt su máximo exponente y que, en momentos, también nos recuerda al italiano en este apartado, aboga por la simpleza de los trazos y el poco detallismo en las viñetas. Siendo, aún así, un comic muy correcto también en el apartado gráfico.
.
Por lo tanto y para terminar. Un buen comic, que sin llegar a ser una lectura imprescindible si resulta bastante gratificante.

.
A la espera de la publicación por parte de Ponent Mon del segundo tomo (Autoconclusivo como este, se pueden leer por separado) titulado Une après-midi d'été del que aquí y hasta el momento no se tienen noticias.
.
Un saludo.


3 comentarios:

PAblo dijo...

Apuntado queda.

Xavier dijo...

Totalmente de acuerdo, un punto a Hugo Pratt y, para mi mucho más, a Cosey si que lo tiene.

De hecho hace tiempo que lo leí en su versión original y lo que me queda en el recuerdo es una sensación de regusto melancólico parecida a la que tengo de las obras de Pratt y sobretodo al Cosey de "En busca de Peter Pan"

Angux dijo...

Pablo >>
Sobretodo apunta el nombre Bruno Le Floc´h, para futuros títulos que el tipo promete y en cuanto lime los pequeños fallos de la inexperiencia más.

Un saludo.

Xavier >>
A mi me dejó la misma sensación, a Cosey me recuerda especialmente por esto. A Pratt por la historia, el dibujo y su relación con el mar.

Un saludo.