viernes, 8 de enero de 2010

La Visita: Japi.

Ya dije en su momento que si algún amigo tuviera la visita planeada, a medio acabar, y quisiera participar en ella, sin dudarlo ni un momento, le abriría las puertas de La Caraviñeta.
Así, cuando uno de los Japis apareció en mi puerta, con una botella de vino (gran reserva, por cierto) no pude hacer otra cosa que levantar el cierre y empujarlo para dentro y así poder charlar un rato con él.

Y es que Japiland, o Ui Ar de Japis en el idioma de sus habitantes, es uno de los países más atrayentes y fantásticos que se puede visitar por el mundo comiquero de internet. Paisajes de una gran belleza acompañarán al turista que se deje perder por sus maravillosos caminos. Donde el arte (el noveno, exactamente) se puede observar en cada una de sus rincones.



Para el que nunca haya visitado tan emblemático destino, me permito aconsejarle sobre los monumentos más importantes a visitar:

Noticias
Autores
Homenajes

Portadas
No dejéis de visitarlo. Os encantará.
Con Japi (uno de ellos) hablamos sobre las Pequeñas Joyas, que nos ha dado este arte.

Pues yo era uno de los invitados para una de esas "visitas" pero ... no tuve bastante con unos meses para currarme una entrada con cara y ojos y ... se acabaron las visitas.

Y hoy es Día de Reyes y quería hacerle un regalo a Angux que se cansó de esperar mi colaboración.

Aquí está parte del material comentado que recopilé para su "visita" y nuestra más calurosa recomendación de "visitar" su más que recomendable blog.



Dada mi ineptitud para hacer comentarios profundos sobre tebeos decidí bucear en mi maltrecha mente y mi atestada biblioteca buscando esas "pequeñas joyas" que en un momento u otro alumbraron mi vida, mi mente, mi corazón. Intenté esquivar esas "obras magnas" que a todos nos vienen a la memoria, nada de "watchmens" o "trazos de tiza", nada de "Elektras asesinas" ni "Torpedos". Intentar pensar en esas viñetas, esas páginas, esas escenas que en un momento u otro tocaron las cuerdas axonales de mis derruidas neuronas tocando alguna melodía especial.



Y todo comienza con el Calvin y Hobbes de Bill Watterson. Los maravillosos personajes que siempre funcionan como "simiente" haciendo crecer ideas y sensaciones agradables en quien las lee.

Y un especial recuerdo me trae esas viñetas y tiras con protagonismo de los "muñecos de nieve".



Y de ahí nos venimos al final de una de mis historietas favoritas de Corto Maltés del gran dibujante y aventurero italiano Hugo Pratt. Es una de las historietas recopiladas en el tomo de "Las Célticas" y estaba ambientada en el IRA y su lucha contra la tiranía británica en una visión romántica de la lucha armada por unos ideales, algo que a día de hoy resulta tan políticamente incorrecto siquiera pensarlo.



Digna de mención es esa última viñeta con un pensaroso Corto sentado en una playa rodeado por gaviotas, una viñeta que resumen a las mil maravillas al personaje y a una actitud contemplativa y a la vez activa en la vida, algo tan alejado de los acelerados tiempos que nos tocan vivir donde no tenemos tiempo de "contemplar" (ni de hacer las "visitas" imprescindibles) y precisamente nuestra misión en LA VIDA mayoritariamente no pasa de ser meros contempladores, testigos de los acontecimientos que nos tocan vivir y que cada vez nos es más difícil influir en ellos.

De esa viñeta, haciendo la mínima búsqueda de material de referencia, ví una versión coloreada que os pongo y que está "girada" con respecto al original de la historieta. Es curioso que con este simple "giro" cambia totalmente la narrativa de esa viñeta. En la viñeta coloreada Corto mira hacia la derecha, si "leemos" esta imagen parece que el personaje está reflexionando sobre el futuro, la derecha del punto en el que estamos es lo que está por venir, lo que está por leer, lo que está por escribir. En cambio en la disposición original mira a la izquierda, al pasado, a lo ocurrido, a lo leído, a lo escrito. Este efecto está aumentado cuando por la diposición de las últimas dos tiras de la página podemos contemplar a Corto "observando" su despedida de la preciosa joven activista irlandesa que lo acaba de dejar por la lucha por unos ideales.




Y de italiano a italiano en esta magnífica "Splash page" del "H.P. y Giuseppe Bergman" de Milo Manara.

Una obra que tiene una relación con Hugo Pratt que es protagonista como maestro de ceremonias de las imposibles aventuras de un personaje como Giuseppe Bergman que va saltando de aventura en espacios abiertos a aventuras introspectivas, a experiencias polítiqueras herederas de la utópica utopía de Mayo del 68, con el imprescindible toque erótico que nunca falta en cualquier obra de Manara.

Esta viñeta-página que ilustra como pocas el proceso alucinatorio-psicodélico-lisérgico de un viaje de peyote me persiguió durante mucho tiempo tanto en mis buenos sueños como en mis nefastas pesadillas.

Espero que ahora haga lo mismo con vosotros.



Y cambiando de tercio me puse a pensar en el personaje que me hizo volver a los cómics de superheroes después de años de desapego y rápidamente estas tres escenas vinieron a mis cabecita. Dos de la insuperable etapa de Chris Claremont y John Byrne en la colección. La primera siempre la recordaré leída en esas ediciones Vértice en Blanco y Negro en el interior de un Seat 850 verde oliva (nuestro primer coche familiar). Esa conversación cortante entre Cíclope y Lobezno quedó grabada en mi mente no sé el motivo pera aún la releo y me encanta.



La segunda escena es la típica e impactantísima salida de Lobezno de las aguas fecales de las cloacas del Club del Fuego Infernal.

La otra imagen es esta splash page inicial de la miniserie del personaje que hicieron Chris Claremont y Frank Miller, en ella se acuña otra de las frases míticas: "Yo soy Lobezno. Soy el mejor en mi oficio, aunque mi oficio no sea muy agradable".



Y aqui os presento la más surrealista viñeta que os podáis echar a la cara. Una viñeta perpetrada por el talento mágico de Alan Moore y plasmada gráficamente por Kevin Nowlan. Una viñeta dentro de una de las historietas de Jack B. Quick dentro de las Tomorrow Stories de Alan Moore.

Leedla y alucinad conmigo.



Y en estos momentos se me aparecieron dos imágenes de las historietas del gran Jean Giraud 'Moebius'



Imágenes, escenas e historietas con un componente fálico realmente importante. Podemos empezar por esa doble página de la impagable historieta de Long Tomorrow que contaba con guión de Dan O'Bannon. Y seguiríamos con una "obra menor" del genio francés, El Lúbrico Crónico, basada en un personaje con una erección irreductible durante la mayor parte del tebeo.
Es lógico, y espero que excusable, que estos dos tebeos influyeran de forma notable en un descontrolado lector adolescente.



Y no puedo dejar de mostrar unas páginas magistrales del "Un poco de humo azul" de Rubén Pellejero con guión de Lapiere. Os pondría cualquiera de las páginas que son un concierto de historias, narrativa, dibujo y colores que te abordan y te desbordan a partes iguales, pero he escogido estas páginas mudas de la última parte del libro ... qué difícil es contar tanto con tan poco ... y qué bien lo hace Rubén.



He de reconocer que mi afición comiquera se cimentó en mi adolescencia en las "Revistas de cómics" que en su tiempo se llamaron "para adultos". En nuestra biblioteca, que ahora descansa en casa de mis padres, están las colecciones completas o "bastante completas" de revistas como 1984 y su heredera Zona 84, Creepy, Ilustracion & Comix, Cimoc, Cairo, Totem, Rambla, Rampa, K.O.Comics, ...

Pero a la hora de poner algo relacionado con estas revistas me vino a la mente este número de presentación de la revista Complot que editara el insigne Joan Navarro y que en este número contó con una portada de Mique Beltrán (que en el interior presentaba la serie de Mujeres Fatales que guionizaba con dibujos de Max).

En el interior de este número había tres maravillas en forma de historietas cortas de las que aquí os pongo una página de muestra. La primera es una historieta de Federico del Barrio con el título de "Cantaré una canción cuando despierte". Una maravilla de juego comunicativo entre emisor y receptor, mensaje y mensajero, medio y contenido, que nos deja con un regusto magnífico.



Sigue la historieta de Peter Pan de Pere Joan, una de las incluídas en el tomo "Mi cabeza bajo el mar". Un juego melancólico entre la edad que no pasa y la edad que no para de pasar. Una delicia gráfica que deja un regusto intencionadamente amargo.

Y acaba la excelente historieta de "El Rey del Congo" que dibuja Raúl sobre un guión del recientemente premiado con el Premio Nacional del Cómic con el dibujante Bartolomé Seguí Felipe Hernández Cava. Una historieta sencilla que unen admiración infantil, ilusiones y responsabilidad de la figura del "admirado" en la alemania pre-nazi. La importancia de "hacer lo que se tiene que hacer" como hilo conductor de las ilusiones que tienen muy duro el pervivir. Una maravilla.



Y aquí se acaba la "visita" por hoy. Había más imágenes que se quedaron en la cuneta y había un buen puñado de "Ataques contra la cuarta pared", otro de los temas recurrentes en mi desolada mente que aparecerán por aquí en unas semanas.

Me despido de vosotros y especialmente de Angux al que deseo que le haya gustado este especial "Regalo de Reyes".

7 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Espectacular, una entrada maravillosa. No se si esta es difinitivamente la última visita, pero si lo es ha sido un buen broche de oro...

Saludos, Angux y Japis.

jondifool dijo...

Maravilllossa entrada , aunque solo sea porque me ha hecho desempolvar a Manara y Pratt.
Espero mas visitas con ganas

Eduard dijo...

Estupenda visita! muy evocadora.

Supongo que habréis visto esto:

http://www.lacarceldepapel.com/2010/01/07/dia-de-nieve/

curioso ;)

Angux dijo...

Gracias Japi por La Visita y por vuestra fabulosa página de la que me he permitido, en algunos momentos, copiar alguna imagen :)
Recuerdo mucho (practicamente todas)las viñetas que nos propones como Joyas y en verdad, también lo son para mi.

Un abrazo.

s e b a s dijo...

Excelente entrada. Si señorrrrr....!!! :)

Toni dijo...

si señor, me ha gustado esta visita, toda una declaración de amor a la Historieta.
Saludos.

Jolan dijo...

Estupenda visita para cerrar la sección. Me quedo con los maravillosos Calvin & Hobbes y ese contemplativo Corto Maltes.