lunes, 29 de septiembre de 2008

Lecturas: Miss Endicott

Edición original: Miss Endicott Nº 1 y 2
Fecha de edición: septiembre de 2008
Guión: Jean-Christophe Derrien
Dibujo: Xavier Fourquemin
Tinta: Xavier Fourquemin
Color: Scarlett Smulkowski
Formato: Libro cartoné, 160 págs.
Editorial: Planeta DeAgostini.
.

.


La joven Prudence Endicott ha regresado a Londres para asistir al entierro de su madre y sustituirla como Institutriz del pequeño Kevin de día y conciliadora de la ciudad de noche.

.
Ser conciliadora no es tarea fácil. Su trabajo consiste en ser, algo así, como un juez de paz, que imparte justicia entre los ciudadanos arreglando los problemas que entre ellos pudiesen existir. Para ello en ocasiones, la aparentemente frágil institutriz, deberá hacer uso de la violencia ayudada por sus armas. Un paraguas y dos agujas de tejer.

.
Para esta tarea, se ayuda de Wallace, secretario particular de su madre y desde que ocupó el cargo de conciliadora también de Prudence, y de dos raterillos de tres al cuarto. Darren Emerson y el ¿cerebro? en tal profesión Karl Hyde, que se ha enamorado perdidamente de nuestra protagonista.
.
Todo parece marchar de maravilla, Kevin se presta estupendamente a ser educado por su nueva tutora y parece que Prudence se adapta muy bien al trabajo nocturno, a pesar de sus miedos de no sustituir adecuadamente a su madre (que en principio no muestra) y el cansancio que este ocasiona, y empieza a ganarse un respeto en la ciudad. Pero pronto todo esto cambiará.
.
En una de sus misiones nocturnas descubrirá un mundo paralelo, oculto en el subsuelo, habitado por los Olvidados, personas que han sido apartadas de la sociedad por alguna malformación y que abajo, en su mundo, están construyendo las bases para una revolución contra las gentes que les han ninguneado, despreciado y apartado de la comunidad.

.
Con un ritmo trepidante, humor en pequeñas dosis y con alguna sorpresa al final de la primea parte, los autores consiguen justamente lo que andaban buscando. El entretenimiento.
No hay más. No es un comic en el que vayas a pensar durante tiempo después de su lectura, pero desde luego pasarás un rato agradable mientras lo lees.

.
En el comic sobresale el trabajo de Xavier Fourmequin a los lápices. Un dibujo tan original, como personal. Muy caricaturesco, con personajes de mentón sobresaliente y narices de largo tabique y donde es difícil apreciar una línea recta en sus casas, tejados o puentes. Sin duda alguna el plato fuerte de la obra.
El guión, se mantiene a flote, siendo un estupendo compañero de este, y no decae en ningún momento.

.
Por tanto los autores firman un título, que si bien no es imprescindible, logran el objetivo final, que no es otro que el entretenimiento, sin que esta palabra devalúe el trabajo de Jean-Christophe Derrien al guión y Fourmequin al dibujo y las aventuras de nuestra Mary Poppins justiciera.

.
La edición de Planeta en libro cartoné, me parece acertada, ya que el dibujo de Fourmequin no resulta muy afectado por la reducción de tamaño de las viñetas y nos permite leer los dos álbunes salidos en Francia, en un solo y económico tomo.

.
Un saludo.


7 comentarios:

PAblo dijo...

Otro de los pendientes. Me convenció para su compra sobre todo el dibujo. Ahora a ver si la historia está a la altura...

Ya te contaré...

Impacientes Saludos.

Jolan dijo...

Es tal cual comentas, Angux. Un comic para entretener, que no es poco. Con un dibujo resultón y un guión correcto. No es que sea una obra para el recuerdo, pero deja buen sabor de boca. Y desde luego, el formato elegido por Planeta no podía ser más adecuado. Probablemente, si hubieran salido los dos tomos por separado a tamaño y precio de álbum europeo, habrían pasado muy desapercibidos (yo dudo que los hubiera comprado en ese caso, fíjate).

Angux dijo...

Pablo>>

Ya me contarás Pablo, ya me contarás.
Como digo (y dice Jolan también en su comentario) es un comic muy entretenido, con un gran dibujo y un guión que si que está a la altura, para la historia que nos cuentan. Ahora bien, no busques más que entretenimiento.

Un saludo.

Jolan>>

Es lo que pasa. Hay gente que, no sin parte de razón, se queja de la reducción de tamaño, pero la verdad, nos permite leer comics que de no salir de esta manera y así mejorar el precio, posiblemente no nos decidiésemos a comprar.

Supongo que todo depende del título. En este la reducción es un acierto a mi forma de ver, en el de Durango (la entrada anterior) no me parece tan acertado. El dibujo se resiente más.

Un saludo.

Rafa dijo...

A mí cada vez me gusta más la reducción de formato de Planeta. Me ha permitido leer cosas como Santurario, Les mondes de Aldebaran y Miss Endicott que no habría leído. Y el otro día me fije que Norma también está haciendo reduccin de formatos, como en el libro de Clara Pilpole... pero te sale igual o más caro qye uno de los grandes.
Y Durango me ha gustado la reduccion: el dibujo tampoco es tan espectacular como para obligar a hacerlo en grande (vaya que no es Marini, ni Moebius, ni Hermnan...)

Angux dijo...

Rafa>>

Tienes razón, Yves Swolfs es un buen dibujante pero no comparable a los que, por ejemplo, mencionas.
Pero yo, esta vez, no lo digo por la calidad del dibujo. Lo digo por que los planos de Durango son más generales, más abiertos, y las viñetas reducidas en estos planos se notan más que en el título de esta entrada, con planos más cercanos.
Aún así es posible que no me hubiese comprado Durango de haber salido en otro formato más caro, aunque fuese a su vez mejor. Por lo tanto la reducción, también en este título y personalmente, es de agradecer.

Un saludo.

Dr. Mabuse dijo...

Totalmente de acuerdo sin ser muy original cumple con creces su cometido ENTRETENER. Todo acompaña la historia, el dibujo (magnífico) e incluso te saca alguna sonrisa.
Me ganó del todo al hablar de la fábrica Reznor en Nine Inch Nails Road (uno de mis grupos preferidos...)
Felicidades por el blog Un saludo

Angux dijo...

Dr. Mabuse >>

Gracias por la visita, el comentario y la felicitación ;D

No había caido en el detalle de la fábrica Reznor en Nine Inch Nail Road. Prometo escuchar el grupo.

Un saludo.