miércoles, 23 de julio de 2008

Lecturas: La Tetería del Oso Malayo

Fecha de edición: diciembre de 2006
Guión y Dibujo: David Rubín.
Color: Blanco y negro
Formato: 184 págs.
Editorial: Astiberri.



La tetería del oso malayo es un pequeño negocio hostelero situado no se sabe muy bien donde. Regentado por Sigfrido, un personaje de gran corazón, comprensivo escuchador y apoyo para todos sus clientes/amigos. Acuden a él personajes de distinta índole, desde superhéroes venidos a menos hasta personajes antropomórficos, intentando ahogar sus problemas en un vasito de té, licor o el hombro amigo y la escucha terapéutica que el oso siempre está dispuesto a ofrecer.

David Rubín nos cuenta la historia de cada uno de los asiduos a la tetería a modo de relatos cortos, donde cada personaje es protagonista de un capítulo y Sigfrido es el hilo conductor . Como si de un lector más se tratase , el oso, escucha y poco más puede hacer que no sea apoyar y tratar de entender a cada uno de ellos.

Según lees el comic te das cuenta lo fácil que es para una persona con el corazón roto enfermar de la mente y viceversa (como el caso de “Antón en llamas“) y lo fácil que es empatizar con el personaje principal de algunas historias que emocionan y tocan directamente la fibra, como la del propio Sigfrido “La Luciérnaga”, u otras como “Ordenes”, “Patatas” o la más larga de la obra “Las cosas terminan por romperse”. Otros relatos son, quizás, más ambiguos y cada uno le puede dar una interpretación más o menos acertada, pero todos nos hablan de los sentimientos y casi todos de una de las enfermedades más comunes entre las personas, el mal de amor.

En cuanto al dibujo, para que os podáis hacer una idea, se le ve cierto parecido en algunas páginas a Craig Thompson y como en el caso de Blanket, alguna de las viñetas son lo más cerca que puede estar el comic de la poesía, formando con el guión una simbiosis perfecta.

Un saludo.



6 comentarios:

PAblo dijo...

Pendiente en la pila desde hace demasiado tiempo. ;-(

Impacientes Saludos.

Angux dijo...

Así lo tenía yo...
Lo bueno es que lo he cogido en un momento en el que, aún sabiendo que en su día los comentarios sobre él habían sido buenos, no esperaba nada de su lectura. Ni bueno, ni malo.
Es, sin duda, un buen tebeo (o mejor dicho, conjunto de ellos), pero es mejor leerlo sin pretensiones.

Un saludo.

Jolan dijo...

Parece uno de esos comics que apetece leer cuando se tiene uno de esos momentos bajos y algo ñoños porque te llega más. De todas formas, el dibujo me desencanta un poco...

xavier dijo...

Uno de esos que tengo en la lista desde hace demasiado tiempo.

Me has abierto el ansia por leerlo :-). En el próximo pedido cae.

Angux dijo...

Jolan:
Desde luego, es un comic para leer y entristecerte un poco con algunas historias (algunas muy duras como "Antón en llamas"). No se si el mejor momento es cuando estás algo depre, puede terminar directamente contigo XD

Desde luego a los que nos gusta el europeo, (y más de genero fantástico como a ti, aunque me consta que no haces ascos a otros géneros), nos choca, en principio, un poco este tipo de dibujo, pero en este tipo de comics, quizás el dibujo pierde fuerza en favor de un guión más sentimental y poco a poco pierde importancia, incluso, al final, te parece la opción más acertada.

Xavier:
Espero que te guste.
No te crees demasiadas expectativas, que es uno de esos comic que te gustan o no te gustan nada.
Como parte negativa (para bajar las expectativas un pelín) diré que al ser historias cortas, pierde, lógicamente, continuidad y que en alguna de sus historias se nota la intención del autor de causar pena. Esto no es necesariamente malo, pero a mi la verdad me ha gustado bastante.

Un saludo.

pumuki dijo...

A mi el dibujo me resulta muy atractivo, precisamente por... ¿diferente?, y el cómic tambien, pero...no sé si estoy en momento de que me toquen mucho la fibra!